El puente de Mühlberg

Los puentes, se utilizan como símbolo de concordia, de unir orillas o de unir opuestos. Pero también son lugares desde donde saltar y acabar con todo. Lugares de punto final. Cada día cruzo este puente de la calle Mühlberg. Fue construido en 1991 y permite salvar el socavón que dejaron las antiguas canteras de Can Baró. Desde ese puente saltó al vacío un chaval joven hace unos años. Una pequeña placa y las flores que le dejan sus amigos de vez en cuando lo recuerdan.