El sonido de las palabras siempre llega más allá que las letras que las componen.