Cuatro acciones nocturnas.


1 Escuchar, hasta que el silencio inunde los recuerdos. 2 Esperar, hasta que la ciudad se haga líquida. 3 Resistir, cuando las luces lloren como estrellas caídas sobre la niebla. 4 Aceptar, el vértigo abalanzándose como una descarga helada. [if !supportLineBreakNewLine] [endif]