Vértigo

Escuchar el deseo,

justo cuando cae

tras la pupila.

Mientras,

rozar imperceptiblemente

las cuerdas,

prolongando el sonido.

Caminar sobre piel desnuda,

y por un instante

sentir el vértigo,

al tomar aliento sobre tus senos,

antes de lamerte los muslos.

Sol sostenido en la mirada.

Llueve y juega la luna.