La casa de la lluvia (fragmento)

Llueve, empapando de niebla los muebles,

y continuas apoyado en el quicio de la puerta,

mirando,

mientras se rompen los arcoiris

en trocitos de cristal de azucar