La playa amaneció cubierta con los restos del naufragio. 
Yelmos de nobles guerreros esparcidos por la arena, mostrando sus heridas. 
Solo el ruido del mar,
solo el poder de las olas contra el acantilado.
Ya nadie lucha, solo el viento de Ifitry.

Nivhunm